El tiempo - Tutiempo.net

 



 


 



                       

Rescata a un anciano de 79 años que se había caído a un pozo en la zona de O Marco



El sargento 1º Caldas, destinado en el Regimiento “Isabel la Católica” nº 29 de la Brigada “Galicia” VII, socorrió a un anciano que se había caído en un pozo de agua el 7 de enero, en la zona de O Marco, en la provincia de Pontevedra.


Los hechos ocurrieron sobre las 13.15 horas, cuando el sargento 1º Caldas, que circulaba en su vehículo, junto a su mujer, por la carretera EP-0002, en dirección a su domicilio, se vio sorprendido por una pareja que requirió su ayuda porque había sido testigo del accidente de un anciano, que se había caído a una especie de pozo en las inmediaciones de la vía.


Al parecer, el hombre, de 79 años y vecino de la zona, caminaba de forma errática por la carretera cuando se precipitó en una especie de cuneta de gran profundidad, que se hallaba inundada de agua como consecuencia de las abundantes lluvias caídas en la zona durante esos días.


Sin dudarlo y manteniendo en todo momento la calma, el suboficial se apartó con su vehículo de la carretera, señalizó la zona de forma segura para alertar a los demás conductores y facilitar la circulación, localizó a la víctima y saltó al pozo para rescatarla.


Una vez recuperado el herido sobre terreno seguro, a la altura de la carretera, el sargento 1º Caldas trasladó al anciano hasta una marquesina, donde lo colocó en posición anti-shock, comprobó su estado físico y sus signos vitales, y logró recuperar su consciencia. La víctima presentaba laceraciones en cabeza y extremidades, además de encontrarse totalmente mojado y muy desorientado, por lo que el suboficial tapó al anciano con ropa seca.


Posteriormente, el sargento 1º Caldas solicitó asistencia médica al 112 y permaneció junto al anciano, al que trató de calmar y ayudar en todo momento, hasta que una ambulancia con personal sanitario y una patrulla de la Policía Local de Pontevedra llegaron al lugar del suceso para hacerse cargo de la situación y el herido fue trasladado finalmente al hospital provincial.


Una historia con final feliz, ya que de no actuar como lo hizo el sargento 1º Caldas, lo sucedido probablemente hubiese tenido otro final.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
NUEVA INFORMACIÓN