ALGECIRAS: NADA NOS IMPEDIRÁ "SOÑAR A LO GRANDE"


¿Y por qué no? Comienza la carrera por las elecciones municipales y cada formación política eleva sus propuestas a los algecireños. Todos estos partidos, con excepción de Vox, han degustado las mieles del poder, con mejores o peores resultados y todos van a prometer hacer lo que antes no han hecho. Mínima credibilidad en plan “haberlo hecho antes pedazos de mamandurrios”. Vox aporta una visión renovada de manos de gente “por estrenar” y con el hándicap de pelear rodeados por las acusaciones más truculentas de manos de nuestros rivales. En verdad, todos nosotros queremos, esta humilde escribidora como candidata quiere… El derecho de los algecireños a ser felices. Derecho fundamental del ser humano que aparece en la Constitución de los Estados Unidos pero que ha sido sistemáticamente obviado en nuestro texto Constitucional. De hecho “el derecho a ser feliz” y consagrarlo como tal, siempre ha parecido a nuestros políticos, con sus sueldos, sus escaños o sillones, sus privilegios “de casta” y las tablets y los teléfonos que dicen que les regalan, más el despilfarro de los cochazos oficiales, como algo innecesario y hasta estúpido, “ellos” si están felices y satisfechos, con el jornal asegurado, el resto que se las ingenie o recurra al antidepresivo Sertralina dispensado por la Seguridad Social o al Lexatin que apaga frustraciones y ansiedades. Pero no cura. Cuando no se cumplen las expectativas del ciudadano este se siente frustrado e infeliz. 

De ahí el lema de “soñar a lo grande” y tratar de colmar las expectativas de los algecireños: una ciudad segura y próspera. Normal. Segura bloqueando los factores de riesgo y conflicto con la intervención directa de la Policía Municipal y la aplicación rigurosa de leyes y ordenanzas. No queremos ser como Barcelona y su barrio del Raval donde los vecinos sobreviven, que no viven, aterrorizados por la delincuencia en su mayor parte extranjera. ¿Y por qué las conductas delictivas, peleas, violencia, robos, narcotráfico, guerra de bandas y todo ello recogido por las cámaras de televisión? Porque no se aplican las leyes y el delincuente campa por sus respetos con una sensación de absoluta impunidad. ¿La expectativa ciudadana? Que no exista en Algeciras ni una sola calle en ninguna zona donde no se pueda pasear a la mascota a las dos de la madrugada, o volver tranquilos a sus casas sin el temor de ser asaltados o agredidos. Viviendo con miedo a la delincuencia no puede existir la felicidad. Es imposible. Y si para enfrentar el miedo hacen falta cuádruples efectivos policiales eso es una medida urgente. ¿Qué se detienen y vuelven a la calle? No hay problema, una y otra vez, identificaciones continuadas, presencia visible de la policía, todo un ramillete de obstáculos reiterados y machacones que potencie el hartazgo de quienes hacen de sus existencias una fuente de conflictos para con sus semejantes y decidan marcharse a delinquir a lugares más cómodos. Aquí no. 

Seguros para ser felices y prósperos para colmar parte de las expectativas. Sangrar al ciudadano, al pequeño comerciante, al empresario, al autónomo, para llenar las arcas municipales no es la política aceptable, la menor carga impositiva proporciona mayores ingresos a lo que va aparejado mayor gasto y ese gasto genera prosperidad. El dinero en movimiento entre la ciudadanía crea riqueza, el dinero enterrado en onegés o asociaciones que cumplen una labor que ha de ser cumplida por el propio ayuntamiento y sin intermediarios, esos fondos infecundos no repercuten en los ciudadanos. Y no puede ser, en otros lugares de nuestra España, con otras políticas tal vez pueda ser, aquí no. Aquí el ciudadanos necesita “soñar a lo grande” y que le dejen prosperar sin tener que estar arrodillado ante la carga de impuestos, tasas y contribuciones. El mayor gasto ha de estar dirigido a mejorar las pensiones de miseria de nuestros jubilados, porque ellos fabricaron nuestro presente y les debemos gratitud y respeto, para los jubilados gloria bendita, buenos centros de mayores, ayudas a domicilio, actividades, prioridad absoluta en la Seguridad Social, ayudas para la vivienda, gratuidad de la electricidad y el trasporte. Ventajas y beneficios exagerados, eso es, porque “es de ser bien nacidos el ser agradecidos” y a ellos se lo debemos todo. A otros no les debemos ni el aire que respiran. A los jubilados sí. 

Y así serán un poco más felices. Todo consiste en un poco de ingeniería financiera y “lo que iba allí ahora va allí” y al que no le convenga que se vaya, mi hijo, abogado se fue a Alemania para pagarse el Master con un minijob a céntimos la hora, porque la vida es así y tampoco yo iba a permitir quitarle la sopa de la boca a un abuelo para que mi hijo recibiera una subvención. La vida es jodida pero hay lo que hay y lo que hay lo tenemos que distribuir sin mamoneos y sin dejar que otros se aprovechen. Porque la ciudadanía lo ve, se considera tratada de forma desigual, entra la mala leche del agravio comparativo y se siente infeliz. Y eso está mal. Nuestro deber es conseguir la felicidad de los ciudadanos, partiéndonos el pecho dentro de nuestras posibilidades, eso sí, “soñando a lo grande”. Pero los grandes sueños van tatuados en nuestro ADN y conseguir la felicidad es algo irrenunciable para nuestros genes. Y es lo que hay.

Nuria de Madariaga,
Abogada y periodista.

Compartir en

Author:

NUEVAINFORMACION.ES - El diario independiente el Campo de Gibraltar. ¡Síguenos en Facebook!

0 Comments: