El tiempo - Tutiempo.net

 




    LNI      Campo de Gibraltar






La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie, teléfono y texto

VAMOS CAMINO DEL CONFINAMIENTO DOMICILIARIO



En esta segunda oleada de contagios, estamos ya cerca de que tengamos que estar en confinamiento domiciliario. Expertos en epidemiología llevan ya semanas advirtiendo sobre la necesidad de paralizar el país para poder parar esta pandemia. El ex directivo de la Organización Mundial de la Salud, Rafael Bengoa, ha calculado que podríamos llegar a esta situación en unos quince días.

 

Según este experto, este segundo confinamiento no tendría que ser tan largo como el que tuvimos en marzo (tres meses) y podría ser de un mes.

Así se podría articular mejor el sistema de rastreo y aliviar la presión que hoy tienen los hospitales y que aumenta cada día. El confinamiento nacional va a ser la mejor medida, ha afirmado Rafael Bengoa.

 

También la idea de que hay que salvar la Navidad hay que desterrarla porque en esas fechas todavía no estará controlada la pandemia y una apertura del turismo y de la hostelería en esas fechas nos llevaría a una oleada de rebrotes como la de este verano cuando tuvimos las “famosa” desescalada.

 

La verdad es que todos los datos epidemiológicos colocan a España al borde del confinamiento. Tenemos una incidencia de 485 positivos por cada 100.000 habitantes y esto es casi el doble del umbral de riesgo extremo. Y parece que no nos enteramos.


Según dice Bengoa, el confinamiento en domicilios en fundamental para no colapsar el sistema de salud como ya nos ocurrió en primavera cuando se tuvieron que suspender las operaciones quirúrgicas en toda España y se tuvieron que empezar las consultas de atención primaria por teléfono.

 

Y España está siguiendo en estos días la estela del Reino Unido, Francia, Austria y, posiblemente, en estos mismos días, Italia y Portugal, que han ideado un parón de cuatro semanas para poder frenar la ola de contagios del coronavirus. Sin embargo, España sólo está contemplando restricciones de movilidad, cierres temporales de hostelería y limitaciones de aforo.

 

Y los datos a diario demuestran que es necesario dar ese paso adelante. Hoy mismo , Melilla lo está pidiendo a gritos, totalmente abandonada en ese rincón.

 

Según el INE (Instituto nacional de Estadística), tenemos ya más de 57.000 muertos.

Suerte a todos.


Patricio González

Artículo Anterior Artículo Siguiente
publicidad La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie, teléfono y texto