CANDIDATO DEL PSOE: "EL IMPUESTO DE SUCESIONES ES EL QUE NO QUIEREN PAGAR LOS VAGOS”


Manuel María Márquez, número 15 de las listas electorales del PSOE en Algeciras, se pronunció el pasado martes en su cuenta personal de Facebook frente a la reforma del impuesto de sucesiones, un impuesto que te obligaba a pagar miles de euros para poder heredar, o recibir "donaciones".



Este impuesto arruinó a muchísimas familias a lo largo de 2018, y suponía un auténtico calvario para todos los familiares el simple hecho de tener que heredar. La Federación Nacional contra el Impuesto de Sucesiones (Fencis) recogió en 2018 algunos testimonios de afectados por la aplicación por parte de la izquierda del Impuesto de Sucesiones y Plusvalías.

Con nombres y apellidos, la federación mostró el año pasado la problemática que supuso la aceptación de una herencia.


Francisco Pacheco
PRIMER CASO: Francisco Pacheco Millán, y sus tres hermanos, perdieron el pequeño hotel que les dejó su padre situado en la zona céntrica de Jerez de la Frontera. El edificio que había dado trabajo a toda su familia, fue adjudicado a una empresa por la cantidad de 185.000 euros tras haberse sometido dos veces a subasta presentando una puja prácticamente desierta.  La estrategia socialista fue todo un fracaso, ya que el hotel tuvo que venderse por un precio ocho veces menor que la cantidad valorada por la Junta de Andalucía: 1.456.712 euros.

La pérdida del negocio familiar, no fue suficiente para la Junta de Andalucía. En 2018 aún existía la amenaza del embargo al no haber podido pagar el Impuesto de Sucesiones, dando lugar a una deuda de 90.000 euros por parte de los los hermanos Pacheco.


Juan Antonio Reina
SEGUNDO CASOJuan Antonio Reina, sevillano y guardia civil, sufrió el embargo de sus dos cuentas corrientes hasta el 15 de enero de 2117 (no nos hemos equivocado, exactamente, es hasta ese año). Como sobrino, y, para su desgracia, único heredero de su tía, no tiene reducción fiscal en España.


Fabiola Lara a la izquierda junto a su hija
TERCER CASO: Fabiola Lara, que en aquel momento cobraba una pensión de viudedad de la miserable cifra de 395 euros con una hija adolescente, tras la muerte de su marido, les dejó tres fincas rústicas y su medio de vida que era una tienda de desavío. Como no pudieron pagar ni vender las fincas, ni su único trabajo, los intereses de demora le sumaron a los 174.192 euros de cuota, siete años después, más de 500.000 euros. "Le digo a Susana Díaz que no puedo pagar esta burrada de impuestos por la herencia" fue el mensaje que intentó hacer viral Fabiola.



Juan Miguel Ramos
CUARTO CASO: Juan Miguel Ramos, heredó un piso protegido en la Línea de la Concepción por la mujer que se dedicó a criarlo como si fuera su madre. Juan Miguel la cuidó durante diez años cuando enfermó de Alzheimer. Además de la gran tristeza que esta gran pérdida le supuso, la Junta de Andalucía se lo hizo más difícil. Su padre biológico falleció de un infarto en el año 1984 sin haber promovido papeles de adopción, impidiendo así el beneficio de la exención para hijos adoptivos. A final del año 2014, cuando la Agencia Tributaria le impuso una liquidación del Impuesto de Sucesiones, de unos 8.500 euros aproximadamente, Juan Miguel solo cobraba 269,95 euros de subsidio por desempleo, dejando a su desgracia tres embargos.

Ana Rosario Arenas
QUINTO CASO: Ana Rosario Arenas, sevillana obligada a pedir un crédito para poder pagar el Impuesto de Sucesiones por la casa que heredó de su tía y donde residía con ella desde el año 1991 hasta su muerte. Sobre la vivienda que heredó libre de cargas, pesaba hasta 2018 una hipoteca avalada por su cuñada que terminará de pagar en el año 2028, cuando la afectada tenga 70 años. Sin más ingresos que una ayuda de 426 euros al mes dirigida a parados de larga duración, a esta auxiliar de enfermería sin trabajo, en trámites de separación de su marido y con dos hijos adolescentes en aquel momento, le reclamaban 43.365 euros por esa casa y una hectárea de terreno agrícola. Valoraron los bienes en 186.000 euros. "Ahora, mi vida consiste en trabajar donde me sale para pagarle a la Junta de Andalucía y al banco" - sentenciaba Ana.   

Esto tan solo supone una minoría de las familias afectadas por la existencia del Impuesto de Sucesiones, pero, el socialista Márquez, define todo esto como "el impuesto que no quieren pagar los vagos". 

Compartir en

Author:

NUEVAINFORMACION.ES - El diario independiente el Campo de Gibraltar. ¡Síguenos en Facebook!

0 Comments: