El tiempo - Tutiempo.net

 




    LNI      Campo de Gibraltar






La imagen puede contener: 4 personas, personas de pie, teléfono y texto

El Brexit demuestra que "La Línea es víctima histórica del conflicto fronterizo"


La Mesa de Trabajo por La Línea hace un llamamiento a los negociadores de España y Reino Unido para que eviten un Brexit “duro y caótico” en la Verja con Gibraltar. Así mismo insta a Junta de Andalucía y Gobierno Central a reconocer la singularidad de La Línea, lo cual es “más necesario y urgente que nunca”.


"Las administraciones públicas, todas, de todos los colores políticos, nos dijeron en docenas de ocasiones que el Brexit podría ser “una oportunidad”. No lo ha sido. No lo es. El Brexit no ha sido ninguna oportunidad, es una angustia y un fracaso del proyecto europeo que ha afectado a la vecindad entre La Línea y Gibraltar.” señala la Mesa de Trabajo.


Lo cierto es que el Brexit solo ha generado incertidumbre y pérdidas millonarias en un pueblo, como el linense, históricamente afectado por la desigualdad y el desempleo. 


Por si fuese poco, hasta los últimos días del último mes del último año, los temores a un Brexit duro y caótico en la verja con Gibraltar nos mantienen en tensión.

 

La Mesa de Trabajo por La Línea hace cinco reclamaciones.


− Un acuerdo que garantice los derechos de la ciudadanía y y el tránsito ágil en la frontera. La ministra de Exteriores González Laya ha repetido en numerosas ocasiones su vocación de alcanzar un acuerdo sobre Gibraltar para “crear una zona de prosperidad compartida” en el Campo de Gibraltar. Esperamos que cumpla su palabra. Sin necesidad de un Brexit duro y caótico, este proceso ya ha puesto de manifiesto que La Línea es la víctima histórica del conflicto fronterizo. Ya se manifestase este en forma de cerrojazo de la Verja en 1969, de colas kilométricas por conflictos diplomáticos en 2013, o ahora del Brexit. El acuerdo para los trabajadores transfronterizos fue una buena noticia, y las futuras inversiones en la frontera para hacerla más funcional y ágil una positiva promesa que estaremos atentos y vigilantes en su cumplimiento, pero ambos aspectos no son suficientes. En este sentido, la reclamación de un Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) en La Línea sigue vigente. Reducir la vecindad entre los pueblos linense y gibraltareño solo a la dimensión laboral adolece de una mirada corta que no comprende nuestra compleja realidad local. Familias mixtas, consumidores, estudiantes, comerciantes también deben ver sus derechos garantizados.

 

− Reconocimiento de la singularidad de La Línea.

Tampoco es suficiente un acuerdo respecto a Gibraltar que, simplemente, deje todo como esta. Antes del Covid, La Línea sufría un desempleo del 32 % (febrero 2020). La dependencia económica de nuestro vecino inglés vuelve a La Línea muy vulnerable ante los vaivenes fronterizos y no le garantiza al pueblo linense un desarrollo pleno, autónomo y en dignidad. Por eso, insistimos en que Junta de Andalucía y Gobierno Central reconozcan la singularidad de La Línea como ciudad fronteriza con Gibraltar, y que eso se traduzca en medidas legales y económicas especiales para nuestro municipio, negociadas y acordadas con el Ayuntamiento y el movimiento social linense. Lamentablemente, los presupuestos andaluces y estatales han sido una oportunidad perdida para tal fin.

 

− Protección y alternativas de empleo para las mujeres trabajadoras en Gibraltar. Hay cientos de mujeres linenses que trabajan sin contrato en labores domésticas, también en otros servicios, en Gibraltar, como las hay a miles en España. Sin embargo las demás no tienen que cruzar una frontera para llegar a sus puestos de trabajo. Hoy ven amenazada su economía, de pura supervivencia. Nada se ha hecho desde las instituciones para atenderlas, para plantearles una alternativa de empleo estable, a pesar de que la Mesa de Trabajo por La Línea y Comisiones Obreras pusieron en conocimiento de la Comisión parlamentaria del Brexit esta dura e invisible realidad.

 

− Compensaciones y apoyos por las pérdidas millonarias ya sufridas. El Brexit ya ha tenido consecuencias serias en La Línea. La bajada de la libra del 16% tras el referéndum británico trajo consigo la devaluación de los salarios de los trabajadores transfronterizos, provocando una pérdida de 15 millones de euros. 15 millones que dejaron de circular en la economía linense en un año. La incertidumbre ha destruido cientos de empleos, bien sea por la reducción del negocio de empresas de Gibraltar o por traslado de algunos de sus departamentos, sobre todo a Malta.

 

− Más y mejor diálogo social.

Las diversas visitas de ministros del Gobierno a La Línea no se ha traducido en un diálogo fluido e inclusivo con los agentes sociales. La Junta de Andalucía no ha sabido dar continuidad en el tiempo a su plan antiBrexit, sin presupuesto ni cronograma, y el gobierno andaluz tiene un papel demasiado discrreto ante la creciente amenaza de un Brexit duro. El Ayuntamiento, lamentablemente, no ha sabido trasladar la voz del pueblo linense a las instituciones supramunicipales y aunque la declaración institucional del 30 de noviembre es un intento más, es también una oportunidad perdida para haber dado una imagen de unidad más sólida y plural, contando con la Mesa de Trabajo. Todas las instituciones han fallado en el diálogo con los movimientos sociales de La Línea ante el trance del Brexit.

Artículo Anterior Artículo Siguiente
publicidad