El tiempo - Tutiempo.net

Recent Posts

    LNI      Campo de Gibraltar  
.
Resultado de imagen de opivision

Nueva Info

CAMINO DE LA MAYOR CRISIS MIGRATORIA DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

La crisis migratoria actual es considerada una de las mayores crisis que ha sufrido España en el Mediterráneo. En lo que va de año han llegado a costas españolas más de 64.000 inmigrantes de forma irregular, en su mayoría en barcazas ilegales desembarcadas en Andalucía. 


La crisis, que arrancó hace más de dos años se podía predecir: A medida que se reducían las puertas abiertas de acceso de inmigrantes a la Unión Europea, como el caso del Mediterráneo Oriental (Turquía-Grecia) y la del M.Central (Libia-Italia), los inmigrantes que aspiraban a salir de la difícil situación actual de su país y buscar un nuevo camino alternativo, cada vez tenían menos opciones, por lo que decidieron comenzar a ejercer la ruta del Mediterráneo Occidental. Argelia, que se sitúa a menos de 250 kilómetros de Almería, ejerce un control firme y regular sobre sus costas, a pesar de que numerosas pequeñas barcazas salieron buscando un nuevo destino. La presión migratoria que se trasladaba desde Libia y Túnez se ha volcado finalmente sobre el vecino marroquí. Esos migrantes en busca de rutas alternativas llegaron a un Marruecos que atraviesa turbulencias, probablemente las mayores desde que hace 19 años fue entronizado Mohamed VI. Desde la zona minera de Jerada hasta Zaghora, en el sur, pasando, sobre todo, por el Rif, la periferia marroquí se ha rebelado. Para acallar sus protestas, las fuerzas de seguridad se han empleado a fondo, y lo único que han recibido son numerosos ataques a pesar de estar a disposición de los ilegales que llegan continuamente a nuestras costas y les ofrecen cuidado y servicios que caben en sus manos.


La gran crisis de inmigración irregular continúa desde principios del año de 2017 ascendiendo a niveles extremos. La llegada de Pedro Sánchez a la presidencia ha abierto por completo las puertas de España a lo ilegal e incontrolado. Existen ciertas pruebas de que las autoridades marroquíes miran para otro lado. El año pasado rodó un video a mediados de junio en la playa de Cabo Espartel, situado cerca de Tánger, en el que se puede ver a dos grupos de subsaharianos realizar algo ilegal: echaban sus infraembarcaciones al agua a plena luz del día y los bañistas miraban como si fuera algo corriente. Existen también testimonios de los guardia civiles agredidos en la valla de Ceuta, cuando subsaharianos intentaron repeler el mayor asalto que se ha presenciado en la ciudad ceutí. Cuando se ejerció dicha acción, no existía apoyo alguno para los agentes de antidisturbios que pudieran frenar en la carrera de éstos. Para poder cortar la verja los inmigrantes contaban con radiales y para neutralizar a los guardias llevaban consigo cal viva. ¿Cómo pudieron conseguirlo? 

Saladillo (Algeciras)

En teoría, los marroquíes, diferenciándose de los subsaharianos, intentan evitar el encuentro con fuerzas de seguridad española, porque dentro de legal, tienen más probabilidad de ser devueltos a su país de origen. Pero, a día de hoy, las leyes no se miden y se han abierto las puertas a todo el mundo por igual con grandes oportunidades que los españoles, en su desgracia, se quejan de no tener. El empeño de los ilegales es continúo, debido al persistente descontento que existe en Marruecos, pero también supone una válvula de escape para un régimen que atraviesa momentos difíciles. 

No hay comentarios