El tiempo - Tutiempo.net

 




    LNI      Campo de Gibraltar








El "pelotazo de las mascarillas" llegó hasta Gibraltar y Sotogrande


El juez Adolfo Carretero Sánchez, titular del Juzgado número 47 de Primera Instancia e Instrucción de Madrid, está estudiando el embargo preventivo de los bienes de Luis Medina Abascal y de su socio Alberto Luceño Cerón, en la causa en la que se les investiga, por el presunto cobro de hasta 5 millones de euros en comisiones, por la compra de material sanitario para la ciudad de Madrid durante la primera ola de la pandemia.


Pero, ¿quiénes son Luis Medina u Alberto Luceño?



●Luis Medina Abascal, marqués de Villalba, es el hijo de la socialité Naty Abascal y del anterior duque de Feria, Rafael Medina y Fernández de Córdoba. Tras unos primeros pasos en el mundo de la moda, como modelo y como embajador de Dolce&Gabanna, dio un giro profesional para dedicarse a sus propios negocios. Así, en 2007 creó Show Me, una empresa de moda y que colaboraba como showroow con algunas de las más prestigiosas firmas de moda. Además, Luis Medina ha estado ligado a varias sociedades y holdings como Azulalia Essential S.L, Gekko Partners S.L y Nabain S.L. En 2020 fundó Sextante Trade Desk, se trata de una sociedad limitada, domiciliada en la calle Almagro de Madrid y que actúa, según el registro mercantil, como "intermediarios del comercio de productos diversos".



●Alberto Luceño Cerón es empresario. En 2012 fue nombrado vicepresidente de AEEN (Asociación Española de Escuelas de Negocio), cargo que alternó, durante un tiempo, con el de socio y director general de EUDE (Escuela Europea de Dirección y Empresa). Además, Luceño ha ejercido como asesor de presidencia, miembro de consejos de administración y director general de varias compañías multinacionales del sector textil y complementos, entre ellas están Unode50 y Poète. Fue miembro del consejo de dirección de ACOTEX, la principal asociación textil de Madrid. En 2008 Alberto Luceño ocupó el cargo de director general de Uno de 50, firma dedicada a las joyas y bisutería. Alberto Luceño ha compaginado sus cargos empresariales con su labor docente como profesor y conferenciante invitado en instituciones educativas como ISEM, IED, ESDEN.


Caso Mascarillas

Volviendo al caso del embargo, fuentes jurídicas han señalado que está previsto que el titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid acuerde esta medida en los próximos días, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción.


Hay que señalar, no obstante, que un embargo preventivo no implica que los afectados pierdan los bienes de una manera inmediata. Su objetivo no es otro que garantizar que una futura sentencia condenatoria se cumpla, es decir, que sirve como una medida cautelar, para que las autoridades se aseguren de que la deuda pendiente se terminará saldando.


Bienes

Entre los bienes de Medina figura un yate modelo Eagle 44, de un poco más de 13 metros de eslora y última tecnología, al que llamó 'Feria', y por el que pagó 325.515 euros del millón de euros que cobró por una de las operaciones. Este yate fue registrado en Gibraltar, en el Registry of Pleausure Yachts (dependiente del Ministerio de Empresa, Turismo y Puerto del Gobierno de Gibraltar), a nombre de una sociedad gibraltareña que comparte con otro socio, su hermano, Rafael Medina Abascal, actual duque de Feria. Posteriormente, se le pudo ver, en compañía de otras personas, con el "Feria" en una zona muy exclusiva de Sotogrande, desde donde salía a la mar a entrenar para participar en regatas deportivas.


Por su parte, su socio destinó el dinero de las mordidas a la compra de vehículos de alta gama, relojes Rolex, y una vivienda de lujo en Pozuelo con tres plazas de garaje.


La querella presentada recientemente por el Ministerio Público atribuye a los supuestos comisionistas la comisión de los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales por irregularidades en una operación de compra-venta de material sanitario en marzo de 2020.


El juez Adolfo Carretero tiene previsto citarles a declarar a partir del próximo 25 de abril. De igual modo, llamará a declarar a testigos necesarios para esclarecer los hechos. El magistrado ha ofrecido acciones al Ayuntamiento de Madrid para personarse en el procedimiento.


Según la querella, Alberto Luceño y Luis Medina "actuando de común acuerdo y con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico, ofrecieron al Ayuntamiento de Madrid la posibilidad de adquirir grandes remesas de material sanitario fabricado en China".


Luis Medina fue la persona que contactó con el Consistorio, aprovechando su condición de personaje público y "su amistad con un familiar del alcalde de Madrid", un extremo niega la Alcaldía capitalina.


Al parecer, se le habría facilitado el nombre de la coordinadora General de Presupuestos y Recursos Humanos del Área de Gobierno de Hacienda y Personal del Ayuntamiento de Madrid, como persona a la que se debía dirigir para concretar los términos de las operaciones.


Según la querella, esta persona era también consejera de la Empresa de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid. Desde este momento, las negociaciones se llevaron a cabo entre esta persona y Alberto Luceño, quien se presentó como "experto en importación de productos procedentes del mercado asiático, con fábricas en China a su disposición, y como agente exclusivo de la empresa malaya EEE, a través de la cual se iba a realizar la importación".


"En realidad, ni tenía experiencia significativa en negocios de importación ni disponía de fábricas en China, del mismo modo que tampoco era agente exclusivo de ninguna empresa malaya ni actuaba movido por ninguna intención altruista", subraya el escrito de la Fiscalía.


Conforme a estas gestiones, se firmaron tres contratos entre la Empresa de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid --como compradora-- y la compañía malaya EEE --como vendedora para adquirir material sanitario--.


Según detalla la querella, las transferencias recibidas por Luis Medina corresponden a la comisión pactada entre la empresa EEE y él, de un dólar por mascarilla (un millón de dólares en total, que equivalía a 915.000 euros).


10,8 MILLONES AL AYUNTAMIENTO DE MADRID


La querella señala que las operaciones costaron al Ayuntamiento de Madrid unos 10,8 millones de euros, obteniendo "un millón de mascarillas que, a pesar de ser de buena calidad, el vendedor habría estado dispuesto a vender por un precio muy inferior al pagado; concretamente, el 40% de lo que el Ayuntamiento pagó por ellas".


También recibió dos millones y medio de pares de guantes de nitrilo, de calidad "muy inferior y características distintas a las que se le habían ofrecido, y por los que este pagó aproximadamente el cuádruple del precio que tenían ese tipo de guantes en un supermercado de Madrid en esas mismas fechas".


Además, recibió 250.000 test Covid-19, de los que casi una cuarta parte (60.000) eran inservibles por su reducido nivel de sensibilidad (66,7%), y otra parte importante (115.000) eran, cuando menos, también de dudosa eficacia por su bajo nivel de sensibilidad (80%).


"Como contrapartida, Alberto Luceño recibió en concepto de comisiones un total de 5.100.000 dólares --4,6 millones de euros--, mediante transferencias remitidas desde Malasia a una cuenta personal", recoge.


Con este dinero, el empresario costeó una estancia en un hotel de Marbella con un coste de 60.000 euros y tres relojes Rolex con costes de 6.550 euros, 26.000 euros y 9.900 euros.


De igual modo, el dinero se destinó a al compra de un Aston Martin DB11 (160.000,00 euros); un Ferrari 812 Superfast (355.000 euros), un Mercedes AMG GT 63S (149.999,01 euros); otro Mercedes SCL 300 (54.500 euros); un Range Rover Sport (102.000 euros); un KTM X BOW (91.800 euros); y un BMW I8 Roadster (121.000 euros)


Con excepción del Aston Martin, "estos vehículos fueron facturados a la sociedad de la que Alberto Luceño es administrador y accionista único, y a la que imputó el cobro de las comisiones percibidas por las operaciones de compraventa de material sanitario.


También pagó una vivienda en Pozuelo de Alarcón con tres plazas de garaje y un trastero por más de un millón de euros. Y se gastó otro millón de euros en la compra de más vehículos de alta gama como un Lamborghini Huracan Evo Spider y un Porsche Panamera.

Post a Comment

Artículo Anterior Artículo Siguiente
Publicidad